El futuro del SEO y la muerte de los refritos

El artículo que escribo hoy es un poco distinto. Y es que voy a compartir mi opinión sobre la escena del SEO (Search Engine Optimization). Tanto desde el punto de vista personal como profesional.

Quizás, antes de hacerme un encargo de redacción o de Copywriting te interese saber cuál es mi posición sobre el SEO. Así entenderás por qué no acepto cualquier cosa.

Tengo una relación de amor-odio con el mundo SEO

La mayoría de las webs “SEO” que veo hoy en día me parecen muy cutres. Ya está, ya lo he dicho.

Lo digo como escritor, pero sobretodo como usuario. Me parece penoso, hasta injusto, que algunas webs (con oscuras intenciones) consigan llegar a las primeras posiciones. Ya no porque tengan un diseño feo (que también) sino porque parecen conseguir engañar al buscador. Algo que a veces puede ser útil y ético, pero que otras no tiene nada que ver con un bien mayor.

seo estadisticas

Hay webs SEO que son simplemente rellenadas con contenido refrito de otras, explicando exactamente lo mismo con otras palabras. Sin documentarse ni añadir más valor, solo más palabras clave.

Por eso, no es de extrañar que haya miles de webs diciendo auténticas barbaridades sobre temas tan delicados como la educación o la salud (de los perros, porque las de humanos ya han sido erradicadas). Por ejemplo, que si no queremos que un perro se mee durante la noche debemos retirarle el agua, como me comentaba un amigo el otro día. Eso lo ve cualquier nutricionista canino y se lleva las manos a la cabeza.

¿Cómo consiguen llegar a estas posiciones si el contenido es tan malo?

Consiguen atraer al usuario y lo atrapan en su web, mediante una clase de artimañas con su diseño y sus “interlinking” consiguiendo una visita más para el buscador. Usando también links desde otros sitios para hacer creer a Google que son webs con reputación. Hay estrategias verdaderamente brillantes, pero el contenido da mucho asco.

Lo cierto es que el usuario puede no llevarse una buena impresión de la web ni recibir lo que andaba buscando. Aunque esta esté en la posición 1 durante meses, como vemos, puede no significar nada. El usuario ha estado suficiente tiempo navegando por ella, y Google cree que ha quedado satisfecho.

Tal vez realmente ha sido así, pero lo dudo mucho en la mayoría de casos. Esas webs SEO que se ven tan “forzadas” son como ese primo segundo que te cae mal, con el que eres incompatible, y que tus familiares te presionan para pasar más tiempo con él. No te va a caer mejor, por mucho que te hablen más de él o te lo “traigan” más a menudo a casa. Puede incluso convertirse en una molestia.

La mayoría de webs “SEO” (y remarco las comillas) que he visto están solamente pensadas para hacer dinero. Hechas en masa. Sin miramientos.

Por desgracia es así. Generalmente no hay un interés real por solucionar problemas más que los del propio bolsillo. No hay una pasión detrás. Por ello, se contratan redactores “SEO” de bajo coste y se explotan todas las técnicas posibles para posicionarse a corto plazo. Si, a corto plazo. Y no voy a entrar ya a hablar en lo que se conoce como blackhat, eso si que da verdadera lástima.

Digo que odio el SEO porque no me gusta nada esa parte, pero por otra está el hecho de que Google está empezando a valorar otro tipo de escritura me hace seguir creyendo en el posicionamiento. Premia el contenido de calidad con sus actualizaciones.

Sé que a largo plazo acabaremos ganando los buenos. Al final, los que posicionaremos más y mejor seremos los que tengan una buena intención al crear contenido. Y es que eso se nota, además de dar información de calidad y única. Priorizando autores que tengan autoridad sobre el tema (cuando eso sea relevante).

El SEO actual está muriendo. El porqué ya es evidente. Déjame explicarte cómo.

Las palabras clave ya no funcionan igual

Hasta hace poco, todo el mundo metía palabras clave a saco en los textos. De hecho, esto es algo que muchos “SEOs” de la vieja escuela siguen haciendo erróneamente. El tema es que no están bien informados, y eso nos va bien a la competencia, porque así no nos quitan posiciones.

Las palabras clave, como tal, son indispensables para que Google sepa de qué trata tu problema. Pero actualmente están cambiando, tal y como explica Luis M. Villanueva en el siguiente vídeo, que te recomiendo mirar

Esto que nos explica es un ejemplo de lo que está por venir, y por lo que he optado ya hace mucho tiempo dejar de seguir los dictámenes de los “gurús” y centrarme en mi propia filosofía de posicionamiento.

La calidad

Es de sentido común

Una de las cosas que me frenaba a escribir este post es que no me gusta hablar de cosas de las que no creo que sepa suficiente. Es precisamente lo que estoy criticando aquí.

No llevo 10 años en el mundo del SEO pero desde el principio he pensado esto, y parece que tanto Google como los gurús me están dando la razón. Por eso me he animado a escribir esto. Y es que es de sentido común.

La clave está en que nos fijemos en la esencia de lo que hacemos con nuestros buscadores hoy en día, y nos adaptemos.

preguntas soluciones

Cuando alguien busca algo por Google ¿por qué lo hace? Normalmente, lo hace para solventar una falta de información. Podríamos decir que tiene un problema.

Google está aprendiendo constantemente a aportar las mejores soluciones a cada usuario, y cada vez está personalizándose más. Seamos realistas: ese es su fin y cada vez lo hace mejor.

Lo demuestra sacando actualizaciones en las que tumba webs que están ultra-optimizadas para el SEO, pero que no tienen ningún criterio. Como ocurrió con el Medical Update, donde tumbó miles de webs-SEO sobre medicina, en las que no había verdaderos expertos hablando sobre temas delicados de salud (entre otras cosas).

Con la evolución de la tecnología (y el advenimiento de los ordenadores cuánticos) no es difícil imaginarse que esto va a ir cada vez más rápido y se va a complicar más. El hecho de querer forzar el posicionamiento está cada vez peor visto, aunque venda mucho en los círculos peor informados.

Está muy bien que queramos usar todos los recursos que podamos para llegar a las primeras posiciones, pero esto va a quedar cada vez más obsoleto. En cuestión de tiempo todos los “trucos” SEO no podrán seguir el ritmo de aprendizaje de las inteligencias artificiales, y finalmente el tema de las prácticas SEO, más allá de cuatro optimizaciones generales, como la carga de la página, dejará de tener sentido.

A largo plazo, reitero.

¿Y cómo te puedes posicionar a largo plazo?

encontrar la aguja en un pajar

Ante todo esto, te estarás preguntando cómo pienso yo posicionar mis propios artículos. O qué se puede hacer para que, no solo empieces a posicionarte ahora, sino que posiciones siempre con tus webs.

El secreto para eso no está en las palabras clave, como has visto, sino en la experiencia de usuario y en la autenticidad de tu contenido.

Google se está centrando en lo que la gente opina de tu sitio para posicionarte, no en si tienes 10 veces la misma palabra clave en tu texto. Y, sinceramente, aunque Google no lo hiciera tú mismo deberías hacerlo.

Y es que ¿para qué estás creando la web? ¿cual es su fin?. Una web debe estar pensada para dar un servicio al que la visita. Punto.

Nada de intentar manipular la intención de búsqueda forzando todo el texto para que salgan 50 palabras clave y sinónimos, porque el texto va a quedar FATAL por muy buen escritor que seas. Literalmente, en un encargo me pidieron ese número de palabras y es una lectura que no recomendaría a nadie.

La escritura debe quedar natural. Otra cosa es que luego puedas editar y poner alguna que otra palabra clave en forma de sinónimo, pero que quede algo lógico. Cosas que le dirías a una persona, no a un robot para que “salte” un resorte digital y te ponga automáticamente en primera posición. Por decirlo de una forma simple.

Aparte, una escritura pensada en el SEO en vez de en el usuario se nota enseguida. Es cuestión de que Google también se dé cuenta. Estos son los síntomas:

  • Los títulos (o H2) son repetitivos. Un ejemplo sacado de internet, literalmente:
    • Radiadores eléctricos de tecnología seca
    • Radiadores eléctricos por infrarrojos
    • Radiadores eléctricos de bajo consumo
    • Radiadores acumuladores eléctricos
  • Las únicas palabras en negrita son las palabras clave, que encima se repiten más de la cuenta
    • Por ejemplo, me lo invento para no copiar texto: “Los radiadores eléctricos son los mejores electrodomésticos para el hogar porque calientan en invierno de una forma muy rápida y te hacen sentir bien. ¡Cómprate uno de nuestros radiadores eléctricos en nuestra tienda y disfruta!”

Imagínate un texto de 1000 o 2000 palabras así. ¿Ahora entiendes qué debes evitar? No rellenes texto con paja, lo del número de palabras clave y el volumen del texto es algo que quedará obsoleto. No tiene sentido. Si el usuario puede conseguir el mismo resultado en 300 palabras, la web que se lo dé saldrá ganando a largo plazo.

Cuando quieras escribir un texto para tu público, puedes pensar en algunas palabras clave. Pero como escritor hay que tenerlas en mente y poco más. Sin obsesionarse. Luego salen de forma natural mientras escribes, o al menos eso hago yo.

Esto ya no es una competencia por ver quien mete más palabras clave por minuto, o lo largos que son los textos, sino que se compite por explicar las cosas bien y solucionarle los problemas a la gente de la mejor forma posible.

A largo plazo, el valor que aportas es lo que te da valor a ti como web.

Lo contrario tendrá un coste, pasará factura. Cuando Google se dé cuenta de que estás intentando engañarle y no das la talla, tumbará tus proyectos, que podrían haber sido escritos con buena intención y con una utilidad real.

No te queda otra elección que empezar a hablarle a las personas y no a las máquinas. Ese es el futuro del SEO.

Habla de cosas que te gusten, de cosas que sepas, de cosas con las que puedas aportar un valor real al mundo. Créeme, saldremos todos ganando.

1 comentario en “El futuro del SEO y la muerte de los refritos”

Deja un comentario