El petardazo de salida

No sé por donde empezar, ¡han pasado muuuuchas cosas! Supongo que empezaré por el principio. Este es un artículo largo pero os prometo que os lo vais a pasar bien. Explico muchas cosas que me están cambiando la vida ahora mismo. Y tal vez te la podrían cambiar a ti.

Quiero que entendáis todo el proceso que me ha llevado hasta donde estoy ahora mismo. Han pasado varios meses desde la última publicación, ya que sólo escribo cuando creo que tengo algo interesante que decir –o cuando necesito expresarme.

Punto y aparte

Fin de un ciclo… empieza otro

¡Continúa mi pequeña aventura por estos lares! Cada vez el camino parece más empinado, pero seguro que las vistas desde arriba son preciosas

paisaje camino largo

Hace mucho tiempo que os escribí por última vez, han pasado varios meses desde el último artículo.

Este artículo personal es, para mí, el más importante hasta la fecha. No por su extensión, sino por su contenido. Marca un antes y un después. 

Han sido unos meses divertidos. He podido enseñarle a mi pequeño salta-montañas muchas cosillas. 

Como es esperable de alguien que sabe hacerlo, he adiestrado a mi perro. Todo, como siempre, a mi manera. Le he enseñado tres órdenes básicas para manejarlo mejor en el día a día y en las visitas (sit, platz y patita). 

También le he enseñado cosas más complejas, y aquí viene lo interesante. 

Le he enseñado a ser amable con otros perros que vienen de residencia. Aunque su carácter natural y sus señales de calma me lo han puesto muy fácil. Cuando viene un perro nuevo les doy a los dos premios y hago que él se estire para parecer menos enorme. Hay días que sale mejor que otros, pero se comporta bien.

Incluso le he ayudado a sobrellevar a perros agresivos. Como todos los mastines, aunque tenga paciencia en el fondo tiene carácter y una vez si que se ha molestado con una perra que lo atacó por detrás de sorpresa. Que por cierto, viene ahora en agosto 15 días.

Como ya comentaba en un artículo, para poderlo soltar sin que se pierda, le he enseñado primero la zona — que no es pequeña — antes de dejarlo suelto del todo. La mayoría de perros que se pierden no es porque se escapen de casa, es porque tienen mal sentido de la orientación.

Actualmente, está siempre suelto — incluso de noche — excepto si nos vamos los dos (porque nos seguiría). Y a veces incluso nos vamos dejándolo suelto. Y no nos sigue. Eso es bueno porque con la calor que hace puede estar siempre estirado en sitios fresquitos e incluso puede irse al río a refrescarse.

En fin, es un perro que nos tiene a todos enamorados en la familia y un gran recepcionista. Ahora sólo le falta aprender a atender sólo a los clientes y enseñarles la finca. Pero paso de darle una formación tan extensa. Así ya es feliz él. 

Es el perro más feliz del mundo si le haces un poco de caso. Mirad qué cara de “sufrimiento” mientras lo acaricio.

Ya no queda más cristal que cortar

“¿Sigues trabajando de cristalero?”

puño saliendo de un cristal roto

Ay, amigo… si me preguntas eso es porque estás muy atrás en los episodios de mi vida. Casi se podría decir que te has perdido una temporada entera. No es del todo broma. Han pasado tantas cosas que me cuesta sintetizar tanta información.

En primer lugar me echaron del curro

Como lo oyes. Aún no estoy seguro de si hice algo mal –que es posible, porque no he nacido para manipular cristales, te lo digo yo– pero por lo visto la empresa iba mal y necesitaban echar a alguien. Curiosamente acababa de terminarse un contrato temporal con un chico que llevaba un año allí, y luego me despidieron a mí. No sé si eso tenía alguna relación o si nos íbamos los dos por lo mismo.

Así que me dieron el finiquito y me marché, una semana después del anuncio –el 15 de junio exactamente. Me despedí, apenado, de mis compañeros Paco, Dani, Jose, Elena y Luís. En realidad son grandes personas y les cogí mucho cariño. Éramos una pequeña familia. No les tomaré nunca en cuenta haberme echado. Que además lo hicieron con mucho tacto. Es lo que hay que hacer.

Sinceramente, si hubiera sido por algún fallo mío pienso que me lo hubieran dicho. Saben que soy muy autocrítico y resolvería cualquier fallo con un poco de atención si se me corrige.

Pero, en fin… la vida da muchas vueltas y nunca se sabe.

Así que… te preguntarás “¿He pasado tanto tiempo desde entonces sin hacer NADA?”

JAjajajajJAJAJAJajajajaja madre mia me meo de risa

No, hijo, NO
¿eres nuevo por aquí?

Qué hice a partir del 15 de junio

fuegos artificiales

Soy de una manera que, cuando me pasan cosas así me entra THE DESESPERATION y no puedo hacer otra cosa que buscar soluciones a mi “problema”. Le doy diez mil vueltas y me torturo hasta encontrar soluciones que me parezcan correctas.

De hecho, antes de que me anunciaran que me tenían que echar ya hacía tiempo que le daba vueltas a una idea. E incluso me había planteado decirles que me quería ir en agosto –que es cuando se acababa el contrato– para hacer una serie de avances en mi vida profesional.

En cuanto me dijeron que me echaban empecé a ir como un loco organizando mi futuro. En un primer momento, decidí que era hora de ir a full con la Residencia Canina.

Todo eso estaba muy bien, y de hecho mi calendario para a partir del 15 de junio (y antes) se veía así:

Calendario julio
¿Veis todo lo naranja? SON PERROS

Sip. Antes de salir del trabajo ya tenia cosas para hacer. Y eso no es nada, julio ha sido movidito pero AHORA EN AGOSTO es una barbaridad. Tengo 2 perros casi cada día. Por suerte, la mayoría se quedan bastantes días.

Empieza La residencia

Entre pitos y flautas, también empecé a darle caña al Instagram y empecé a repartir flyers de la residencia en veterinarios en Olot. Con esto, ya tuve suficiente para cubrir todos los meses de verano –actualmente, estoy a full de perros–.

Después de “asegurar la residencia” pensé… “¿y ahora qué?” Ahora a ampliar, por supuesto.

La residencia, con sólo dos perros no da para vivir. Obviamente, entra un dinero en casa y eso es bueno… pero si quería dar servicio de calidad a más de dos perros necesitaba preparar la zona. Tenía que preparar más sitios en la finca (en mi terreno) para tener a los perros. Que iban a estar bien, porque ese iba a ser mi trabajo.

Y aquí me di una ostia gorda (no es coña)

hombre en la calle decaido

A la casera –que tiene tela para montar un velero— de golpe y porrazo cambió de opinión. Ya no podía tener perros aquí. No más de 4, que iba a molestar a los futuros vecinos con los ladridos (el límite legal son 6 la última vez que pregunté). Y eso no es todo. La ZONA que teníamos que usar, seguía exactamente igual.

De hecho, me estuve rompiendo el lomo para intentar reubicar a un perro que habían dejado abandonado aquí, y que visitaban para alimentar una vez a la semana. Que era de un chaval que era amigo de un oque vivia aquí. Y estaba en mi terreno. Un cuento de nunca acabar.

Si montaba algo en otro sitio, tendría que acabar tirándolo. Y no sabía cuándo vendría un nuevo inquilino o la casera se daría cuenta y me lo haría quitar. Mucho dinero invertido tirado a la basura. Tiempo perdido.

Así que dije… SE ACABÓ

Me sentía engañado, estafado, despreciado. Tomado por tonto, vaya. Todas las promesas de la casera de que nos iban a ayudar y tal cayeron en saco roto. Todo era propaganda. Peor que un político, oiga. A ostias se aprende, supongo.

Como ya os digo, este tema tiene tela… y podría dedicarle un post a esa mujer, hasta hacer mala publicidad por internet de lo que me ha hecho, pero no soy así (¡Vaya, qué infortunio! ¿No es esto un post en internet? –depende de cómo nos trate a la hora de marcharnos, igual se me escapa la dirección en un post).

Mi palabra, que sí que es para tanto. Lo que he explicado fué la gota que colmó un vaso lleno de aguantar chorradas, exigencias y favorcitos. Sin darnos nada a cambio. Nos han intentado colarla mil veces, intentando que hagamos de masovers (básicamente que limpiemos lo que no es nuestro) pagando un dineral, y eso habiendo regateado un montón.

mala persona tomando un café

¿Qué pasará con la residencia?

Hace ya un año casi que estamos aquí, y desde hace mucho tiempo nos damos cuenta que no tener una casa nuestra es una mierda. Así de claro. No puedes hacer nada, y si encima te toca una casera que no deja de tocarte las narices y te engaña o te chantajea, ya te cagas.

Así que el próximo objetivo sería conseguir una casa nuestra. Obviamente, no me sobran 50-60.000 € para empezar una hipoteca, así que tocará buscarse la vida.

Ahora, hasta octubre tenemos bastantes perros. De hecho ahora en agosto es un poco modo infierno porque están viniendo muchos. Estamos teniendo mínimo dos perros al día. Lo cual da dinero pero no para vivir.

En julio mis suegros nos han ayudado dejándome hacerles de ayudante unos días. Cosa que nos ha ido muy bien.

Entre una cosa y otra he ganado más dinero que el sueldo de un mes de cristalero. Aunque entiendo que es algo muy ocasional. Ahora es temporada alta, es cuando más perros podría tener en todo el año. Al haberme fallado de esta manera la casera, ha perdido la oportunidad de tenerme contento y aquí todo el año que viene.

He decidido que tendríamos que volver a vivir en una casa más económica, para coger carrerilla y con unos ahorros comprar una casa que valga la pena. Parecida a esta, o mejor. Y hacer allí lo que nos venga en gana. Si es que quisiera hacer la residencia, que esa es otra

¿Vale la pena hacer una residencia canina como negocio?

El problema real de la residencia canina, es que mi sistema no está pensado para escalarse. Para masificarse. Precisamente la gracia está en la personalización. En la atención individual del perro. No hago paseos de 20 perros. Hago paseos individuales y me centro en cada perro. La verdad, así creo que aprendo más sobre cada caso, pero no da de comer.

Y no pienso tomar el camino del negocio de residencia tradicional. De hecho me lo planteé y no me gustó. Contacté con una residencia que quieren traspasar cerca de aquí y acabé decidiendo que no quiero ese estilo de vida para ningún perro. Ni aunque me gane dinero. Lo pasaría mal por ellos, y no podría hacer nada porque el sistema está mal de base.

No os voy a mentir, el tema me gusta, y se me da bien. Pero tener los perros dentro de casa es una putada muchas veces. No lo vería como un negocio principal. De hecho, sí como algo complementario. Quiero seguir tocando perros diferentes y variados toda mi vida, aunque sea uno a la vez.

No da de comer. Para que así fuera tendría que tener una nave en agosto con 40 perros y estar todo el día con ellos, y aún y así la calidad bajaría muchísimo y no aprendería tanto como ahora. Eso, o cobrar 100€ por día, y si que estaría con el perro todo el día por él y haciendo mil cosas. Pero eso de momento nadie lo paga. Si ven que subes más de 20€, les da igual quien seas o lo que hagas, van por precio.

Y es irónico. Hoy en día la gente dice preocuparse mucho por sus perros, pero cuando es hora de dejarlo con un desconocido buscan el más barato… como si tuvieran que hacerlo “gratis”. A mi me han dicho que 15€ al día era demasiado. Cuando están hablando con un puto experto en perros.

En fin… el mercado no es lo que esperaba. Así que, o me hago una persona de renombre en el mundo de los perros y empiezo a cobrar lo que realmente vale, o lo dejo como complemento salarial casual. Y me dedico a otra cosa.

BINGO

Ahora supongo que entenderéis mi decisión de dejar la residencia en segundo plano… por el momento. Obviamente, voy a estar cuidando de perros pero no va a ser mi trabajo principal. Conviviré con ellos, haciendo para lo que me pagan: pasearlos y cuidarlos bien.

¿Y ahora, qué?

haz lo que más te guste

Los que me conocéis de hace tiempo sabéis que tengo en proceso varias cosas, entre ellas libros. Nunca me ha hecho falta encontrar una categoría para definirme, pero si me paro a pensar lo que más disfruto haciendo es escribir. Podría dedicarme a esto ya de una forma mucho más seria.

El primer libro no va a ser el típico libro de “entrena a tu perro con mi método“. No señor. No soy un autodenominado gurú de los perros. Yo soy un divulgador, irá sobre otra cosa… se podría decir que será como un artículo pero un pooooco más largo.

Escribir un libro es un proceso lento y largo. Necesito comer, y no quiero meterme en un curro de mierda –entiéndase de mierda: que me quite las ganas y la práctica de escribir– ojo, sin despreciar los trabajos donde estado –menos el del supermercado, que allí si que eras sólo un número y encima te sacaban toda la energía posible por un sueldo mísero.

¿Pero de qué como mientras tanto?

Tengo que buscar alguna solución, o me veré obligado a trabajar de cualquier cosa y toooodo se retrasará otra vez. Si me meto en un trabajo Yo quiero ejecutar sin parar, no dejar de hacer cosas. Necesito meterme de lleno en esto y ahora creo que puedo. Pero… ¿cómo?

Desde el 15 de junio hasta un mes después aproximadamente, estuve escribiendo mi libro. Metiéndole también mucha caña a Quora para intentar ganar más dinero (mientras el partner me funciona) –que por cierto, ¡Recientemente me han vuelto a hacer escritor destacado este año 2019! A SEGUIR

La idea inicial era avanzar el proyecto del libro todo lo posible mientras se me agotaban las prestaciones por desempleo, mejorar y promocionar el servicio de residencia canina y reparar muchas partes de la masía.

Pero como ya habéis leído, no todo sale como uno quiere: la casera me ha dado la espalda y literalmente lo único que me quedaba era acabar y tener mucho éxito con el libro (algo imposible en unos meses) y encontrar un trabajo a media jornada aunque sea.

He estado pensando varias cosas y… recientemente me topé con algo que me ha cambiado bastante mi perspectiva del mundo de los negocios online. Y me está dando oportunidades para escribir y y ganar dinero en el proceso.

En realidad, es un rayo de esperanza. Me veía anclado otra vez a depender de un trabajo a media jornada o completa –como suelo acabar haciendo–, y a retrasar mis proyectos personales indefinidamente –básicamente, porque tengo mucho menos tiempo para mis cosas. Y NO ES LO MISMO–.

Yo, que odio el SEO… ¡aprendiendo SEO!

La típica imagen que se ve cuando haces SEO

A mediados de julio me topé casualmente con un canal de Youtube que hacía tiempo que conocía pero al que no le había prestado mucha atención hasta entonces. Me lo recomendaron varias personas.

Era Romuald Fons, un experto SEO (Search Engine Optimization), es decir, un experto en hacer que una web salga más arriba en el buscador y reciba más visitas. No me enrollaré en explicar su biografía aquí, pero la cosa es que este chaval tiene talento para atraer tu atención –con clickbait– y sobretodo para venderte ideas.

No recuerdo muy bien por qué razón lo hice, pero en uno de mis descansos empecé a mirar los últimos vídeos que había sacado y… oye… no tenía mala pinta lo que decía el chaval. Me convertí en un seguidor más… hasta que me topé con un vídeo suyo que me impactó, aunque me hizo sospechar en un primer momento.

Si no quieres verlo –aunque es bastante ameno– básicamente explica cómo hacer una web que te pueda dar dinero con afiliación de Amazon. Algo bastante básico y plano comparado con las webs que yo he manejado hasta ahora, pero que tiene bastante sentido.

Por supuesto, no me creía que pudiera hacer 1500€ al MES con una web –al menos al principio– pero me dió curiosidad. El típico “y si…” ¿Y si realmente funcionase? . “Prueba” pensé… . Total, siempre puedo volver a otro curro de mierda ¿no? 😂😂

Así que tiré adelante. Me apunté a una serie de webinars suyos donde te explicaba algunos consejos que complementaban un poco sus videos en youtube y me acabó convenciendo para ingresar en un curso suyo, la Armada Digital. Básicamente era un curso (automencionado “método”) para ganar dinero por internet creando webs focalizadas en una serie de tipos y metodología. Costaba casi 1000€, con garantía.

Entré y oye… no tenía mala pinta. Ahora bien, los contenidos iban a ir siendo desbloqueados muy poco a poco. Y había una garantía de devolución de 30 días. Eso me mosqueó y pregunté. Me dijeron que eso era parte del método, que tenía que tirarme todos esos dias creando webs sin parar para ver resultados… yo a solas siguiendo unos cuantos vídeos. Por supuesto podía enviar preguntas online y me las respondían pero…

Empecé a sospechar de que no fuera un timo, la verdad. Empecé a cuestionar muchas cosas por el grupo de facebook y me supieron responder correctamente. Aunque no cejaron mis dudas sobre el método. Además, Romuald, el que lideraba este curso había desaparecido. Hacía meses que ya no hacía directos ni respondía personalmente a ningún mensaje.

Había delegado todas las tareas a unos ayudantes que –para qué negarlo, con cariño lo digo– sabían mucho, pero no tenían su carisma. Sé que lo acabarán leyendo algún día. Esto es mi opinión, válida como la de cualquier otro.

persona haciendo un curso

Hice todo lo que la parte disponible del curso recomendaba. De hecho, creé una web sobre remos. Sinceramente, me pareció muy aburrido de hacer. Aparte, de que a mí los deportes… como que no.

Fueron pasando los días y me dí cuenta de que la Armada Digital no era un timo. Pero me arriesgaba a perder mi, en este momento de mi vida, escaso dinero. El éxito dependía de tantas cosas imprevisibles y fuera de mi alcance, que no era viable. Así que decidí una cosa: iba a sacarle todo el jugo posible a lo que tenía, conseguiría contactos y si no lo veía claro me iría. Siempre estaría a tiempo de volver.

Conocí a mucha gente, que ahora son unos muy interesantes contactos. Pero lo que era la Armada ya no me podía aportar algo que yo considerase digno de ese riesgo. Así que pedí la devolución. En otro futuro tal vez me valdría la pena.

Me devolvieron el dinero y… ¿qué he ganado?

  • Me he introducido en el mundo del SEO. Algo que anteriormente aborrecía, porque realmente no lo conocía
  • He conocido y contactado con muchos expertos, que me están formando sin querer. De forma actualizada
  • He aprendido cómo se puede hacer dinero con webs
  • He aprendido a diseñar webs
  • He visto que puede salir muy barato tener varias webs, y que puedes editarlas a tu gusto
  • He conseguido multitud de enlaces a cursos, recursos, etc… He comprado otros cuantos.

Todo esto, por haber “probado“. Ahora, como mucho pago 20-30€ al mes por todo lo que tengo, por la oportunidad de ganar dinero con mis propias webs.

¡Estrenamos nuevo blog!

pantalla de wordpress en un blog, haciendo una entrada nueva

A estas alturas entenderás los cambios recientes. Si no sabes de qué te hablo, es porque eres nuevo aquí.

Todo lo que veis en esta web, hacía poco lo publicaba en un blog de Medium, donde intentaba hacer mis trabajillos y ganar seguidores. Pero me cansé de este rollo y separé el blog en dos.

Animal.cat es un proyecto muy interesante, pero el nombre nunca me había acabado de convencer. De hecho escogí ese dominio porque quería que fuera fácil de recordar para mis clientes y focalizarlo en la comunidad local. Pero no acabó siendo así.

Mis ganas de difundir hicieron que acabase hablando de los temas que me preocupaban a mí y a muchos dueños. Por el hecho de que tuviera “cat” estaba obligado a traducir parte del contenido al catalàn, y como estaba en Medium tenía que aprovechar que la mayoría eran ingleses, y traducirlo también al inglés.

Esto me hizo mejorar mis dotes para la traducción, pero sentía que me robaba horas que no valían la pena realmente. Y por otra parte no ganaba dinero con el blog, a pesar de tener bastante éxito en mis círculos.

Cuando hice el curso de SEO me di cuenta de que estaba malgastando una oportunidad dejando ese dominio en Medium. Y si encima teníamos en cuenta mis dudas previas, era todo lo que necesitaba para dar el paso. He tardado unos 15 días en prepararlo todo pero lo he conseguido. Y separé el contenido en dos: la parte de los animales y la parte personal –antes conocidas como Dlogs.

lobo en medio de las montañas

¿Dónde ha ido la parte sobre animales?

Todo lo que he estado escribiendo sobre animales (sobretodo, de perros — que es lo que toco más ahora) lo he decidido pasar a una nueva web. Además, he sido más previsor esta vez. He ampliado el foco de la web a todo el mundo animal

La nueva web se llama Animals Academy. Estuve mirando bien diversas combinaciones de nombres con la palabra “animal” y ninguna me convencía. De hecho, fue durante la búsqueda de un nuevo dominio que decidí que se llamaría así, porque vi que el dominio .academy (si, existen, y MOLAN) estaba disponible para animalS (ojo, con una S). Así que no me lo pensé dos veces.

logo de Animals Academy

Esta me costó mucho de preparar, ya que al principio el tema se veía como una mierda y la exportación de todos los artículos y su adaptación ha sido costosa. Además de hacer una serie de cosas técnicas para intentar no perder posiciones en Google con el nuevo dominio –que si que ha perdido, muchas. Pero no tantas como si lo hubiera hecho mal. Es decir, es algo natural. Con los meses se irá recuperando.

Gracias a un gran diseño de logo de una diseñadora gráfica genial que contacté de Sri Lanka, la página mejoró notablemente y fue entonces cuando decidí anunciarla públicamente y seguir con el proyecto.

Todo el otro contenido, el de mi vida personal que compartía con vosotros, pues lo decidí mover a este blog. Ya que ya no tenía cabida hablar sobre mí en un proyecto tan ambicioso. Que no iba de mí — aunque sí que me hará crecer como autor.

Trabajos de redactor

persona con un cafe delante del laptop

Para acabar, os quiero hablar de mi nuevo trabajo.

Mientras intento ganar ingresos con mis webs y voy avanzando en mis libros y proyectos secretos, y cuido los perros con los que estoy comprometido, me han ido llegando ofertas –que he aceptado– para redactar textos.

Lo que más me mola del mundo del SEO es que hay mucha gente metida que crea webs para intentar ganar dinero. Esa gente necesita meter horas de tiempo escribiendo textos en esas webs, porque sin contenido de una calidad mínima, una web no se posicionaría nunca. Ahí entro yo.

Así que, aparte de empezar mis propias webs paralelas, estoy escribiendo artículos para otros. Concretamente ahora estoy ayudando en una web sobre perros y gatos muy interesante.

He estado durante el agosto escribiendo una media de 2 artículos diarios y he aguantado muy bien. De hecho, estoy ganando MAS facilidad para escribir. No saben el monstruo que están creando… este artículo es un ejemplo.

Me encanta mi trabajo nick gutierrez

Cuando más escriba mejor lo haré, y cuanta más práctica tenga menos me costará escribir. Es un ciclo con feedback positivo. Cada vez tiene pinta de que irá a mejor. No puedo perder ESTA OPORTUNIDAD.

Así que, estoy actualmente en este punto. Cuido de perros y a la vez redacto textos, y cuando tengo tiempo hago mi propio contenido. Todo irá a mejor con el tiempo, o eso espero.

No prometo nada, pero os mantendré al día. Y si no tuviera nada interesante que decir sobre mi vida tal vez se me ocurra compartir alguna chorrada por aquí que me haga gracia. Lo que me encanta de la idea de este nuevo blog es que puedo hacer lo que quiera, sin límites. Aquí puedo divertirme hablando de cualquier cosa.

También voy a resucitar el Patreon SuperAnimal –que lo tenía abandonado– y miraré qué puedo hacer para intentar conseguir patrocinadores. Me podría ayudar mucho a sobrevivir estos meses tan críticos, y por otra parte planteo proyectos interesantes.

Dedico este artículo a todos los que me habéis seguido hasta ahora, y a todos los colegas del SEO que he conocido en julio

Que sepas que si has llegado aquí, ¡FELICIDADES! Has leído el artículo más largo que he escrito hasta ahora. No sé si es por mi entrenamiento actual, pero no me ha costado nada. Doy rabia, ¿a que si? ya me doy cuenta…

Creo que te mereces suscribirte a las notificaciones dándole a la campanita

¡Un abrazo enorme!

Deja un comentario