Una serie de perrostróficas salchichas

Temporada de cambios

Hace tiempo que quería usar este título y creo que hoy pega mucho con lo que os voy a contar.

Desde el ultimo artículo han pasado muchas cosas. Una de ellas, es que me empezado a plantear en serio mi futuro en la profesión de adiestrador — educador canino. Os hablo de ello después de una foto y dos parágrafos.

En episodios anteriores

Si no sabes de qué va esto te invito a empezar por el primer artículo. Igual te enganchas y todo.


Llegando al límite en diciembre

En el trabajo — recordad; frutero en un supermercado — a la mayoría de compañeros se les ha hecho trabajar casi todos los días (hasta los domingos).

A eso, sumándole que he tenido bastante trabajo en la residencia… ha sido como estar todo el día trabajando, durante muchos días. Sin descansar ni un día de la semana.

Una locura

Estaba bastante quemado porque hacía tiempo que pensaba que los horarios de ese trabajo no encajan nada con tener una residencia canina de hobby — horario normal: de 14–15 (variable) a 21:30–22:00 (variable) de lunes a sábado, y los festivos se trabajan siempre — . Y este mes me lo ha acabado de confirmar…

Así que, cuando no podía más empecé a buscar trabajo. Al cabo de una semana y varias entrevistas salió una oferta muy curiosa:

Cristalero

O más bien ayudante / aprendiz en un taller de cristalería que también instala cristales. Lo sé, a mi también me sonaba raro al principio. Pero cuando me puse a pensarlo me empezó a gustar más y más la idea.

Esto tiene más ventajas de las que parece

Veamos. Es de lunes a viernes hasta las 6 de la tarde (viernes intensivo) y en festivos fiesta.

  • Aprendes un oficio útil para la sociedad y no consumista. Además, me parece interesante porque en los pocos días que llevo parece que se hace bastante ejercicio de fondo y es entretenido.
  • Es una empresa pequeña, familiar. Ya trabajé en una empresa así y siempre he pensado que es de lo mejor que hay.
  • Según mi experiencia estos meses de residencia, la mayoría de dueños de perros de aquí suelen necesitar residencias en fines de semana y festivos.
  • Si alguna vez ayudo a alguien con la conducta de su perro — por ahora no — será fuera del horario laboral normal, ya que suele ser gente que trabaja. El dueño del perro y yo coincidiríamos por fin por las tardes o fines de semana y festivos.

Creo que he encontrado un buen trabajo, y no me estoy precipitando

La gente de aquí es muy maja. He empezado a trabajar aquí hace nada, pero para mí esto ya son cosas que de seguida se ven.

Es posible que me caigan broncas por romper un vidrio o por liarla , o porque alguien tenga un mal día y tengamos discusiones, pero la forma en cómo te tratan se ve desde el principio. Con que aprendas, admitas y corrijas tus errores no tiene porqué haber problemas

Puede ser un gran trabajo para el largo plazo.


Cambios en mi punto de vista sobre el adiestramiento

Ya os lo digo; este mes ha sido un mes de cambios. Las crisis nunca vienen solas, y es que me he replanteado varias cosas, entre ellas cómo expandir esto de la residencia canina y si quiero adaptar alguna zona para poner alguna especie de cheniles

Una segunda casa para los perros

Me tirría el hecho de tener a los perros encerrados en un recinto con vallas. Y me lo he estado mirando. Evitaré usar el sistema tradicional de vallas y muros.

Cuando me pagan por cuidar de un perro, me obsesiono con cumplir con mi cometido, y no me gusta dejar sólo al perro. Estoy seguro que si tuviera a los perros en un lugar que yo considerase de mala calidad, estaría más tiempo al lado de los cheniles que en casa.

Así que he decidido que voy a hacer algo un poco más “acogedor”. Estos meses estaremos haciendo pruebas, ya veréis algunos resultados cuando esté satisfecho. Aunque también estamos esperando a ver cómo se solucionan unos temas del terreno, que hasta que no estén arreglados no podremos montar nada…

¿Y qué pasa con el adiestramiento?

He estado reflexionando y no sé si debería dedicarme a ello a un estilo comercial. Con la corta experiencia intentando enseñar perros, no lo he pasado muy bien, sobretodo por falta de colaboración con algunos dueños.

Estoy bastante desanimado porque me he dado cuenta de algunas cosas:

A Creo que no me sé vender delante de un cliente potencial. Odio el marketing y la parte comercial aunque sé que es muy importante.

Prefiero que hablen los actos en vez de las palabras, soy humilde y me cuesta ponerme medallitas para que me valoren más. Aunque estudio, escribo, leo a diario y respiro psicología animal… eso sólo lo sé yo y la gente que ya me conoce.

BMe han comentado que es importante rechazar un gran número de casos para evitar perder el prestigio, porque la mayoría de ellos son imposibles, y hay que asegurarse el éxito casi siempre para mantener una reputación. Me parece normal, pero no es del todo humano.

Creo que antes que labrarse una buena reputación, lo más importante es intentar ayudar a un perro que tiene un problema severo y que está sufriendo, que preferiría morir antes que seguir con ese problema intenso de ansiedad o que su dueño no sabe tratarlo y le da tirones por la calle con un collar de pinchos (hacia dentro) sin explicarle qué quiere.

CAparte de eso, he tenido la oportunidad de hablar con alguna gente de aquí, con buena preparación, que ha intentado ganarse la vida durante muchos años con el mundo de los perros… y casi siempre recibo feedback como

Es muy difícil ganarse la vida como adiestrador. En todo caso, hay que dedicarle tiempo como un hobby durante muchos años antes de que tengas clientes y credibilidad”

Por todo esto he pensado que voy a dejar apartada la idea del adiestramiento comercial. Como mínimo mientras pruebo lo de la residencia canina, que es una de las razones por las que vine a vivir aquí.

No creo que deje de adiestrar por completo, porque me gusta. Adiestraré a mis perros y ayudaré encantado a mis amigos con los suyos.

De lo que si que estoy seguro es de que no dejaré de escribir. Quiero seguir educándome a mí y a otra gente. Al fin y al cabo es lo que intento hacer por internet: que la gente sea más sensible y consciente con sus mascotas.

Me encanta la teoría y la investigación sobre psicología animal o canina, y sé de ello por eso mismo. De hecho, el otro día se me caía la baba cuando reservaba tres libros sobre metodología, psicología de adiestramiento y normas en casa de Carlos — director de EDUCAN y mi mentor — que saldrán el mes que viene.

En resumen: he cambiado de trabajo a uno mucho mejor, la residencia sigue poco a poco, el adiestramiento queda en segundo plano y yo… te agradezco que hayas leído hasta aquí!

Por cierto mis ingresos en diciembre fueron de 150 $ con Quora, y 7 € con Medium. Me contactó una empresa de cámaras de vigilancia para perros para que hablase sobre sus cámaras. Acepté y me enviaron una, que va de maravilla. Si quieres saber más tienes un artículo donde te hablo de ello:

Gracias por tu atención!

Si quieres seguir actualizado, sólo tienes que activar las notificaciones para que te llegue un aviso cada vez que publique algo

Deja un comentario